viernes, 3 de agosto de 2018

La única posible gestión emocional

La única posible
gestión emocional

    Ven a la inmediatez del miedo que aguijonea. ¡Siéntelo sin ninguna premeditación de modo que toda separación desaparezca! Antes de ponerle la palabra miedo o cualquier otra. No hay miedo, nadie que lo tenga, nadie que lo sufra, nadie que lo produzca. Sea lo que fuere que está sucediendo, está simplemente aquí, pudiendo desplegarse y disolverse en el espacio vacío. ¿No es eso lo que pasa con cada pensamiento, sensación y percepción? Nace, se despliega y se desvanece sin dejar rastros, a menos que el combustible de la mente y el recuerdo lo mantengan andando. 

     ¿Estamos preparados para esto? ¿Lo podremos recordar la próxima vez? ¡Ahora! El hábito de apartar lo desagradable es tan fuerte... No hay que hacer algo muy especial al respecto. No es gran cosa. Algo surge e inmediatamente admite que está ahí, que sea visto y sentido sin más. Dejémosle el espacio que necesite para que se despliegue. Dejemos que diga lo que tiene que decir. También está el sonido de los grillos, el sonido de la brisa, la sensación de calor a mediodía en agosto, el canto de los pájaros. Al estar en calma con todas las cosas, casi no hay respiración. Y se produce una respiración profunda porque el organismo necesita oxígeno fresco. ¡No existe separación! Simplemente el contacto y la pregunta, el escuchar y el observar sin saber. Entonces todo sucede en un espacio vasto, lleno de energía y amor. En la escucha, las cosas cobran coherencia, se tornan comprensibles, fluidas. Demasiado maravilloso como para ponerlo en palabras.

Amor

Carles 

viernes, 27 de julio de 2018

Lo que te ocurre es un regalo, nada está equivocado.

Podemos alabar las respuestas de nuestro cuerpo, porque son las que nos permiten sobrevivir. Tendríamos que alegrarnos de cómo respondió el cuerpo, en lugar de sentirnos culpables porque el cuerpo nos ha fallado, hemos “enfermado”.
No hay malas respuestas, sólo respuestas adaptativas. Es muy importante que nos demos cuenta que no hay nada equivocado, que el sistema nervioso autónomo hace lo correcto para que sobrevivamos y hay que respetar lo que está haciendo. Al respetar la respuesta del cuerpo, dejamos atrás ese estado de lo que debería ser y respetamos nuestro tempo, lo que contribuye funcionalmente al proceso de sanación. 

Pero tanto las terapias convencionales como alternativas transmiten al paciente que su cuerpo no se está comportando como es debido. Se dice al paciente que ha de ser de otra manera, que necesita cambiar. Éstas evalúan al paciente, lo cual hace que ponga su sistema en alerta y ello impide su sanación.

Amor

Carles 

lunes, 16 de julio de 2018

Conversaciones en Presencia Biodinámica®

Conversaciones en
Presencia Biodinámica®


 C- En la experiencia pura, en este momento hay un sonido. El pensamiento lo etiqueta como el canto de un pájaro y ese pensamiento produce una reacción: me gustan los pájaros o no me gustan. ¿Podemos escuchar esos pensamientos y, al mismo tiempo, el sonido que no es pensamiento? ¿Qué es? Percepción, pensamiento, sensación.

N- De modo que este trabajo es escuchar, escuchar, los pájaros, el avión, y escuchar los pensamientos que surgen por mi mente (por ejemplo: me pregunto si estoy experimentando este momento tan intensamente como debiera) y sentir las sensaciones en el cuerpo. ¿Esto es el trabajo?

C- Sí, si hay amplitud en la escucha, todos los sonidos, pensamientos y percepciones están abiertos. No tratamos de apresar ni de rechazar nada. Y si apresar, rechazar o juzgar se presenta, ¿podemos percibirlos con amplitud, de manera que todo lo que suceda tenga lugar en un espacio amplio sin juicios? Si surge el juicio, no necesariamente tiene que ser juzgado. Tampoco es necesario liberarse de él. Hay espacio para todo lo que suceda. ¿Podemos estar simplemente con todo lo que hay, sea lo que sea, no como jueces, actores o controladores, sino abriendo un espacio de escucha a todo lo que emerja, pensamientos, sensaciones y percepciones?

N- Noto que el pensamiento comienza a transformar esto que dices en un proyecto o práctica para tratar de realizarlo. 

C- ¿Que es “tratar”? Vamos a verlo. ¿Qué forma parte del “tratar”? Tú mencionaste un pensamiento transformando en un un proyecto lo que se acaba de decir acerca de escuchar con apertura: “Esto es lo que hay que hacer. Es la tarea que debo realizar siempre” 
    ¿Puedes escuchar tus pensamientos mientras se están produciendo?

N-  Quiero lograr algo con esto. Esto puede traerme beneficios.

C- Nos quedamos atrapados en ese deseo de obtener algo que implica imaginar que si hago esto voy a ser mejor en comparación a como soy ahora. 
    ¿Puedes ver la comparación operando? Tratar es un proceso palpable, conlleva manifestaciones físicas. El cuerpo responde a todos los pensamientos, a cada deseo que emerge en la mente. 
    De modo que, o se produce un enredo con ese proyecto (el pensamiento de desear algo a cambio de escuchar en calma, deseo de mejorar como persona) o ves el enganche. 
Si no hay ver, hay tratar: tratar de encontrar un método, buscar una persona que pueda enseñarnos.
    Lo que hay: el sonido del avión, los ladridos del perro, los pájaros, la sensación del viento, la luz del sol poniéndose, el sonido del teclado, la sensación del cuerpo en la silla, los pies en el suelo. ¿Cúal es el inconveniente de estar en contacto con lo real, con lo que verdaderamente sucede en este momento, aunque sea poco espectacular?
Este es uno de los problemas, la idea de estar en contacto con la realidad debe ser algo espectacular, fuera de lo ordinario. Esto es completamente simple. ¿Podemos ver sin ese acto nos proporcione “algo”? ¿Podemos escuchar, sentir, percibir, pensar completamente abiertos sin saber?
    Al mismo tiempo hay otras cosas, la respiración, la sensación del viento, el ladrido del perro, el latido del corazón. El universo entero esta aquí, la maravilla del universo, no su concepto. 

    Siente...

    Amor

    Carles 

viernes, 29 de junio de 2018

La experiencia del Amor

La experiencia del Amor. 

Te invito a explorar la experiencia con la mayor profundidad. Encontrarás que la línea que hay entre quién está conociendo toda experiencia y los objetos de la mente, el cuerpo y el mundo que están siendo conocidos, se desvanece progresivamente, incluso repentinamente en algunos casos. Esta experiencia de ausencia de división, separación u otredad entre quién eres y cualquier cosa que experimentes es la experiencia conocida como amor.
El amor normalmente es conocido como la cualidad íntima que caracteriza unas cuantas relaciones, que conectan una persona con otra, cuando en realidad es la condición natural de toda relación, de toda experiencia. El amor no es selectivo; sólo el pensamiento lo es. 
El amor no es otra cosa que la comprensión sentida de que nuestra experiencia que no está hecha de dos entidades (un yo, por una parte, y lo que éste percibe por otra, es decir, los objetos, los demás y el mundo). El amor es la disolución de la separación aparente, o más bien es la comprensión sentida de que dicha separación en verdad nunca existió. 
Esta división de la experiencia en partes aparentemente distintas, tan solo es la superposición de pensamientos sobre la siempre presente naturaleza de la existencia. Cuando la experiencia es liberada de esta separación, esto se llama amor. No conocemos ninguna otra cosa que no sea amor.

Amor

Carles 

jueves, 21 de junio de 2018

El paraíso

Es igual lo que hagas. Nunca podrás librarte del sentimiento de separación porque mientras siga habiendo una historia seguirá existiendo un problema, seguirá existiendo la separación. La terapia y la meditación son estupendas y hacen más confortable la prisión, pero no te sacan de ella porque la prisión es la historia que has creído ser. La historia que has creído ser no tiene ninguna posibilidad de salir de la prisión, precisamente porque la prisión consiste en el sentimiento de que hay una persona separada. Y eso es lo único que nos impide reconocer que esto es el paraíso. Cuando la historia se digiere, se ve que nunca hubo una prisión y esto siempre ha sido el paraíso. Nunca abandonamos el paraíso. 

Amor

Carles

jueves, 14 de junio de 2018

Experiencia Pura.

¿Qué es lo que sabemos de nuestro propio yo a ciencia cierta?
Sabemos que los pensamientos, el cuerpo y mundo son en realidad la experiencia que tenemos de ellos. Por otra parte, la experiencia depende por completo de la presencia de nuestro yo, sea lo que sea dicho yo. Nadie puede experimentar sin que antes esté la presencia de quiénes somos ahí.
Toda experiencia es conocida por quiénes somos y por tanto el conocimiento que tenemos acerca de los pensamientos, el cuerpo y el mundo, está relacionada con el conocimiento que tenemos de nuestro yo; de hecho, depende de este conocimiento.
La forma como una persona se ve o se entiende a sí misma condiciona profundamente las maneras como ve y comprendre los objetos, el mundo y a los demás.
Pues entonces  empecemos por conocer quiénes somos, puesto que todo parte de ello.
Puedo no saber qué soy, pero sí puedo saber que no soy. Nadie puede negar su propio yo, puesto que incluso para negarse a sí mismo uno tiene que estar presente.
Ser o tener presencia es una dualidad inherente a nuestro yo. ¿Qué más podemos afirmar a ciencia cierta sobre quiénes somos?

Amor
Carles

miércoles, 23 de mayo de 2018

¿Indagamos?

La Presencia Biodinámica como Experiencia Pura. ¿Indagamos?

Solo es posible la indagación a través de la experiencia pura, mucho más que mediante las definiciones. 
Os invito a indagar en la experiencia pura que, sin estar mediatizada por ninguna información, sin embargo contribuye a la obtención de toda la que se deriva de ella. 
Estamos ligados a nuestros procesos de pensamiento para contar con puntos de referencia, y desde ahí planteamos aquellas preguntas que nos garanticen mantenernos en el análisis, en el vínculo entre causa y efecto y la evaluación conceptual. Valoremos el poder de la mente, puesto que gracias a ella podemos elegir la experiencia pura libre del pensamiento.  Tras este reconocimiento, podemos elegir conscientemente cuándo dirigir la atención al pensamiento y cuándo nuestra atención reposa en la Presencia abierta, sobre todo en las situaciones que nos tocan y en las que antes sentíamos que no teníamos elección. 
Indagar en lo que está aconteciendo en el presente exige no tener un concepto previo a ello. Durante la mayor parte de nuestra vida se nos ha enseñado a acumular conceptos y a categorizar lo que percibimos, la invitación a indagar supone un reto. Estaremos listos para este reto al reconocer que el pensamiento conceptual es limitado. Estamos preparados cuando queremos más y nos damos cuenta de que no lo estamos encontrando agregando más a lo que ya conocemos. 
El desafío de la indagación consiste en estar dispuesto a descubrir directamente lo que existe, sin contar con puntos de referencia. No es un reto pequeño porque requiere afrontar la muerde de los mundos interno y externo tal como lo hemos construido sin saber qué tomará su lugar. Ya vivimos esta experiencia de soltar el mundo que hemos construido cuando nos quedamos dormidos sin sueños, y necesitamos de esa experiencia para nuestro bienestar a todos los niveles. El reto consiste en soltar el mundo que hemos construido, permaneciendo conscientes. 
¿Podemos contar nuestra historia con la voluntad de desnudar? ¿Podemos estar abiertos a descubrir cuál es la raíz de toda experiencia pura?
Atrevámonos a descubrir la desnudez sin adornos, lo que cambia y lo que sigue igual. 
Permitámonos que la información sensorial sea la última palabra. 

Amor 

Carles