viernes, 21 de julio de 2017

Darse cuenta.

La toma de conciencia marca el inicio de la madurez. En ese momento, cuando la situación me molesta, sé, siento que lo que me molesta es mi reacción a la situación. Es el primer acto de humildad. Me doy cuenta que la situación, no es la causante de mi molestia. Mi cuerpo, mi mente, son tan extraños para mí como los de mi vecino. Entonces, que me moleste mi vecino o mis pensamientos viene a ser exactamente lo mismo. ¿Qué es mejor mudarme o hacerle frente ? No tengo elección. A veces mis pensamientos son tan fuertes que tengo que mudarme o me hago budista. Las dos cosas son huir. 

Por supuesto, todos tenemos nuestro umbral de aguante. Pero, si soy consciente de que estoy huyendo, estoy tocando la madurez. 


Amor 

Carles 


domingo, 9 de julio de 2017

Madurez

No puedes sentir otra cosa que la que sientes en el instante. Tampoco puedes elegir lo que experimentas. Ello se produce según tu pasado, tu infancia, lo que tu historia de vida allá sido, o no digerida. Es desde tu experiencia pasada la que determinará tu manera de reaccionar anta la situaciones. Hay quien se desmaya al ver sangre, a otros les estimula: tú no decides.

  No hay razón para nada. Intentar analizar tu vida es infantil. Explicar tus vivencias es una forma de estupidez. No podemos constatar más que nuestra propia inmadurez. Aparta, pues, de todo de comprensión de tu vida. Olvida las explicaciones, sobretodo las interpretaciones de los terapeutas y los psicólogos. El comentaría que hace tu vecino sobre ti es justo, pero justo en el sentido en que este vecino no puede comprender de otro modo que como lo ha hecho. Lo que dicen siempre es legítimo para quien lo dice, pero no te concierne a ti.

Deja, pues, de lado todo judicio o interpretaciones de los demás.  Tambien, abandona tus comentarios sobre ti mismos, ya que no son más que opiniones del entorno de las que te has apropiado. 

Cuando ya no dices ni escuchas nada, ¿que queda? Te queda el sentir: una tensión en el cuello, en la garganta, en el estomago, en la zona lumbar...Toda emoción es sensación un sentir. Regresa a este plano, Escucha.

¿Que significa escuchar? Significa amar. Sin amor, la Escucha es imposible. No hay nada para ti, no intentes comprender nada, sólo siente plenamente. No podemos hacer nada más en la vida. Y es suficiente.

Permanece a nivel sensolirial, no hay nada que pensar.

Lo que sucede es un regalo que te haces. Nadie lo ha elegido para ti. Es tu maduración en camino.


El presente no es un concepto, sino un sentir.


Amor

Carles 



jueves, 29 de junio de 2017

¿Que puedo hacer con mi mente, salta todo el tiempo?

¿Que puedo hacer con mi mente,  salta todo el tiempo?


Es tu herramienta, tu regalo, lo necesitar. No es por azar. Tienes que Escuchar. Ves al mecanismo de querer cambiar, de pensar que si tu mente fuera más así, menos de este modo, iría mejor. No es verdad, la mente que tienes es justo la que necesitar para ti. Necesita que la escuches, sin castigarte. No es un enemigo, eres tu misma que gritas de impaciència.

En primer lugar comprendre que aquello por lo que gritas ya lo tienes. No está en el exterior. No puedes encontrarlo en ninguna parte, ni descubrirlo, ni alcanzarlo, ni comprarlo, no puedes hacer nana de nada. Descubrir nuestra total incapacidad: ésa es la puerta. Date cuenta cada instante de la total impotencia para cualquier saber, verás que se produce un apaciguamiento. 

La aguitación viene siempre de la pretención de saber algo, de pensar que las cosas podrían o deberían ser diferentes. Estate disponible a lo que está aquí, es el primer paso. No hay nadie apaciguado, sino apaciguamiento.

De forma pedagógica podriamos decir, juega con el cuerpo. Cuando sientes, no puedes pensar.

No estás agitada, sientes la agitación: esto es muy importante. Por ejemplo, esta mañana estabas agitada, luego poco agitada y ahora estas tranquila: un espacio en ti obserba estos diferentes estados. Tú eres esa constatación. Familiarízate con esta actitud de disponibilidad a la agitación, a la reducción de la agitacion, a la ascensión de la agitación, todo ello no hace más que aparecer...  y así todo lo que aparece en nosotros pensamiento, sensación, sentimientos y el mundo. Y todo lo que aparece en nosotros no es quien somos.


Per a Gis.



Amor

Carles 


martes, 27 de junio de 2017

La práctica

Permite que el espacio vacío de tu propia presencia inunde en la sensación, que penetre profundamente en el tejido del cuerpo. Tómate tiempo para permitirle que sienta incluso las zonas  que ofrecen alguna resistencia, que parecen aferrarse a su objetividad densa.

Siente que este espacio vacío de tu propio ser no está tan solo presente y consciente, es amor, intimidad pura. Ama todo lo que toca, es la única manera de conocer algo: amándolo. 

Permite que capa tras capa de resistencia y densidad sea empapada por ese amor.

El cuerpo es un almacén donde están guardados todos nuestros rechazos, fracasos, miedos, resentimientos y heridas, historias de vida no digeridas, después que el pensamiento las haya escondido. Se depositan en él, capa tras capa, llegando a colonizar el cuerpo hasta tal punto que el cuerpo es, para la mayoría de nosotros, una densa red de contracciones y tensiones.


Normalmente pensamos en nuestro cuerpo como en un gran contenedor de piel que aloja todas las sensaciones que lo constituyen. Sin embargo, si cerramos los ojos, el único conocimiento que tenemos de él es una sensación. Y no experimentamos que una sensación aparezca dentro de otra. Todas las sensaciones son corporales y, están flotando en un espacio vacío de nuestra presencia consciente, de la misma forma que un montón de marcas negras flotan en el blanco de esta hoja que estas leyendo. Y este espacio en el cual están flotando las sensaciones no es un espacio inerte, es un espacio consciente. Está lleno de consciencia y permeado por la luz del conocer, es decir, la luz de nuestro propio ser. 

Es este espacio consciente el que hace que la sensación pueda ser conocida, de la misma manera que es la luz del sol la que hace que un objeto sea visible. 

Todo lo que es conocido de la sensación es el conocimiento que tenemos de ella,es decir, el hecho mismo de conocerla, y este conocer pertenece a nuestro ser íntimo, no es un objeto.

En otras palabras, la presencia consciente es nuestro verdadero cuerpo. Date cuenta de que todas las sensaciones que consideramos nuestro cuerpo se hallan flotando en realidad en el espacio ilimitado y vacío que somos.

Cierra los ojos y acude, con la actitud de cuando eras niño, a la experiencia del cuerpo. Contempla sin más tu experiencia del cuerpo ahora y despójalo de superposiciones e interpretaciones, y la naturaleza de la experiencia se revelará a sí misma por sí misma.


¿Estás presente ahora?


Carles 



martes, 13 de junio de 2017

El invento del tiempo

La resistencia nos apega al pasado; en cambio, el sentimiento de carencia nos hace buscar algo distinto a la situación actua, y esto nos impulsa al futuro. Esta es la manera, la resistencia y la búsqueda son las dos formas esencialmente responsables de evitar lo que ocurre en el ahora. Con el fin de evitar lo que ocurre en el ahora, tenemos que imaginar algo distinto del ahora, y ese algo es el tiempo. Y es así como alimentamos el tiempo creyéndonos separados de ahora.


¿Estas Presente Ahora?


Carles



viernes, 9 de junio de 2017

¿Estas Presente Ahora?

  Todo lo que sabemos del cuerpo, los objetos y el mundo es, la experiencia de conocer- en el sentido de reconocer, atestiguar, darnos cuenta. 

  Lo maravilloso de esta simple forma de estar en Presencia Biodinàmica es que nunca se termina de indagar. Un nuevo oleaje de pensamientos sensaciones, percepciones aparecen en la experiencia de cada momento. Incluso los pensamientos y sentimientos son solo un flujo de sensaciones internas: voces, imágenes y energías emocionales que van y vienen.

 ¿Cómo sabes que las está sintiendo ahora mismo? ¿Cómo sabe lo que está pensando o sintiendo ahora mismo? 

¿Dónde se registran todos los movimientos, colores, sonidos, presiones, texturas, lenguajes, contrastes y espacios que ocurren ahora mismo mientras lee estas palabras? 

  Hay un maravilloso alivio al hacer estas preguntas y no tener que formular una respuesta en su mente, solo siente.  Las preguntas son una invitación a saborear los exquisitos sabores de la vida. La vida no necesita una conclusión para estar vivos.

¿ Estas Presente Ahora?


Carles 


martes, 23 de mayo de 2017

Conocerse uno mismo.

De todo lo cual pueda tomar consciencia no es lo que soy


  Los pensamientos, las sensaciones, las imágenes, y las percepciones están hechos de "mí", pero "yo" no está hecho de un pensamiento, de una sensación, de una imagen, o de una percepción.  


  Cuando decimos "yo tengo 35 años", estamos olvidando, pasando por alto o ignorando lo que   realmente somos y, en cambio, nos identificamos con un cuerpo, pensamos y sentimos que "yo"   soy idéntico a un cuerpo. Cuando decimos "yo estoy triste" estamos olvidando, ignorando o   pasando por alto lo que verdaderamente somos y, en cambio, creemos que somos un sentimiento limitado y temporal. 

  Cuanto identificamos ese "yo" con algo que no es él mismo, parece que nos estamos limitando a nosotros mismos, parece que perdemos la paz y el amor que es inherente al conocimiento de nuestro propio ser y, en cambio, parece que nos estamos convirtiendo en un ente separado y finito que comparte las limitaciones de la mente y el cuerpo. Y nos preguntamos por qué sufrimos y ese  "yo" temporal y finito que nos imaginamos ser, entonces lleva a cabo practicas espirituales pretendiendo desembarazarse de su sufrimiento.

  

Tarde o temprano nos damos cuenta que esas prácticas espirituales no funcionan, y en lo más íntimo de nuestros corazones todavía sentimos la soledad, la pena y el sentimiento de carencia. Nuestras prácticas espirituales no han ido al núcleo, al corazón del problema, aunque nos hayan   permitido gestionar el problema hasta un cierto punto. El corazón del problema es siempre el mismo: lo que consideramos como "yo", lo que  pretendemos ser, lo que nos imaginamos ser;  todo da vueltas en torno a eso. Nada verdadero puede ser conocido a través de la mente, el cuerpo y el mundo hasta que conozcamos la naturaleza del que los conoce, quién en realidad eres. Incluso la física contemporánea reconoce esto. Hasta que la naturaleza del observador no es comprendida no podemos conocer nada verdadero acerca de lo observado. 


  Tanto si tomamos el camino de la espiritualidad como el de la psicología, de la filosofía o de la ciencia, tarde o temprano acabaremos en el mismo lugar y con la misma pregunta: ¿cuál es la naturaleza del "yo" que conoce mi experiencia? ¿Cómo podemos descubrir quiénes somos? ¿Vamos simplemente a pensar acerca de quiénes somos? Si pensamos acerca de quiénes somos sólo encontraremos la naturaleza de nuestros pensamientos, no encontraremos nada acerca de la naturaleza de ese soy.  ¿Qué es lo que podemos hacer para encontrar la naturaleza de ese "yo" que conoce? Lo aprendido es. Si queremos saber acerca de música prestamos nuestra atención a la música, si queremos saber sobre matemáticas prestamos nuestra atención a las matemáticas, si queremos conocer una lengua extranjera prestamos nuestra atención a esa lengua y si queremos saber sobre ese "yo", prestamos nuestra atención a ese "yo".


  Pero este "yo" que conoce, está demasiado cerca de si mismo como para girarse y alumbrar su atención sobre si mismo. De la misma forma que el sol puede iluminar sobre los planetas, pero no puede girarse para iluminarse si mismo, está demasiado cercano a si mismo.

  

  En otras palabras, conocerse a si mismo no requiere un reenfoque de nuestra atención, no es que dejemos de poner nuestra atención sobre un objeto para focalizarnos en otro objeto. Conocerse a si mismo requiere más bien la caída de la atención sobre si misma, una relajación de la atención.


  De hecho la palabra atención proviene de dos palabras latinas: "ad" y "tendere". "Ad" significa hacia y "tendere" significa estirar. Entonces atención quiere decir: estirase hacia algo; podríamos decir, ¿estirar qué? Y, ¿hacia qué?.

 

  Conocerse uno mismo no es conocer algo nuevo, de hecho no es conocer algo; es permitir que la atención se relaje y vuelva a su fuente, adoptar la posición de puro conocer, pura presencia consciencia. 

  Todo lo que conocemos -aparte de conocer nuestro ser- requiere estirar la atención hacia un objeto, hacia algo que no es yo mismo y aunque todo aquello que es conocido no es yo mismo, el conocer con el cual es conocido el objeto, es yo mismo. Sea lo que sea que aparece en la película, no es la pantalla, y sin embargo la única sustancia presente en esa experiencia es la pantalla.


  En otras palabras decir: yo no soy nada, es cierto; y decir, desde otro punto de vista, yo lo soy todo, también es cierto. Lo que nunca es cierto es decir, yo soy algo en particular. 

  Toda nuestra búsqueda está basada en la creencia y el sentimiento de que soy algo separado.


  La forma de abandonar la búsqueda es descubrir: yo no soy nada; y, después, descubrir que esa nada es la sustancia de todo.


 Amor

Carles 


sábado, 6 de mayo de 2017

El sufrimiento es el yo separado.

  Hay una creencia, y más importante, una sensación de separación, la sensación de que estoy ubicado en un cuerpo-mente y soy este cuerpo-mente. Esta creencia, esta sensación, vela la realidad de nuestra experiencia, lo cual hace que parezca que hay un yo separado aquí y un objeto, persona o mundo ahí. De hecho, esta creencia-sentimiento tan solo parece velar la realidad de nuestra experiencia, pero en verdad nunca lo hace. La realidad de nuestra experiencia es que somos la presencia ilimitada y consciente que empapa íntimamente toda experiencia.

  Cuando aparentemente es velada nuestra verdadera naturaleza, el amor, la paz y la felicidad que son inherentes también son veladas. Esta ocultación de la felicidad se convierte en la experiencia del sufrimiento, e inherente al sufrimiento está la búsqueda de la felicidad.

  Si no buscásemos la felicidad, es decir, si estuviésemos plenamente con la situación actual, no habría sufrimiento. 

  Así pues, la ocultación de la felicidad, el sufrimiento y la búsqueda de la felicidad son sinónimos. Otro nombre para la búsqueda es el yo interior separado en el cuerpo-mente.

  Este yo interior no es una entidad, es la actividad de resistirse y buscar y, por lo tanto, la actividad de sufrir.

  ¡Cuidado! No es que la aparente entidad separada busque la felicidad, la propia búsqueda es la entidad separada.

  Si vemos que nuestro sufrimiento surge en la consciencia junto con todo lo demás y creemos, como resultado, que no podemos hacer nada al respecto, nos estamos engañando. El sufrimiento es, por definición, una resistencia a la situación actual y la inevitable búsqueda de una alternativa en el futuro. Si no hay ninguna resistencia a la situación presente, no hay sufrimiento.

  Por lo tanto, si la situación actual es la experiencia del sufrimiento y no hay absolutamente ninguna resistencia a él, el sufrimiento no puede permanecer, puesto que es resistencia. Es entonces que el sufrimiento se transforma inmediatamente en felicidad, (y no he hecho nada para cambiarlo).

  De hecho, el sufrimiento se revela como felicidad tan pronto como cesa toda resistencia a él. Así pues, la felicidad es también la naturaleza del sufrimiento. Siempre permanece en silencio el centro de toda experiencia, esperando a que tengamos el valor y el amor que nos permita girarnos, por así decirlo, y hacer frente al sufrimiento sin el más mínimo deseo de resistirnos a él o alejarnos de él.

  Fijaos que, incluso en nuestros peores momentos de desesperación, nunca somos totalmente tomados por la infelicidad. Si lo fuéramos, no habría sitio para nada más; no habría tan siquiera espacio para que el pensamiento separase un yo que mirase el sufrimiento e intentase deshacerse de él. Entonces habría una no-separación absoluta y por tanto una felicidad perfecta. ¿Que loco verdad? 

  No existe algo así como el sufrimiento absoluto. El sufrimiento está siempre mezclado con algo más, siempre es con un deseo de deshacerse de él en un futuro imaginario, es decir, con un deseo de felicidad.

  Sin embargo, existe una felicidad absoluta que no se mezcla con el más mínimo matiz de ninguna otra cosa. Esta felicidad es quien somos, Amor.


Carles 




lunes, 1 de mayo de 2017

La terapia como prisión.

  La Presencia Biodinámica no es una terapia pero tiene efectos terapéuticos. 


  Considero la terapia como un medio para poder escapar de nuestra prisión, y la puerta de la celda está siempre abierta. No puedo creer cómo las terapias animan a que nos quedemos sentados analizando por qué estamos encerrados en esta prisión. Me es muy difícil comprender la razón de que alguien se quede sentado en su celda con la puerta abierta de par en par y diciendo "me resisto a salir hasta que comprenda exactamente por qué he sido encerrado". Me refiero a las terapias que se basan en un concienzudo examen del pasado, mejor dicho, del "pasado", ya que ese pasado se construye entre el terapeuta y el paciente.


  En realidad, la terapia no puede sacarnos de la prisión en la que creemos estar encerrados, ya que ésta es nuestra creencia de separación y solamente la experiencia de la escucha plena puede revelar, de entrada, que nunca hubo ninguna prisión.


  Claro está, hay terapias que pueden hacer más cómoda esa inexistente prisión, quizá incluso considerablemente más cómoda y no se puede negar que es bastante lógico que el paciente dedique su tiempo a hacer su condena más llevadera. Pero no hay posibilidad de darnos cuenta de que la puerta está abierta buscando en otro lugar que en realidad no existe. Es en el estar disponible a lo que nos está ocurriendo que hay una posibilidad de darnos cuenta, no de que la puerta está abierta, sino de que no existe la prisión.


Amor

Carles 

 


miércoles, 26 de abril de 2017

El pensamiento

El pensamiento no puede ir nunca al centro de la experiencia, tan solo parece que sale de ella. Cuando esto se ve claramente, el pensamiento llega a su final natural. Es entonces cuando nos encontramos sumergidos en la intimidad del ahora. La intimidad del ahora es el único lugar donde no puede entrar el pensamiento. 

El pensamiento intenta entrar en el ahora, es como la polilla que intenta tocar la llama y no puede hacerlo, tan solo morir en ella. 

Amor 

Carles 


lunes, 24 de abril de 2017

La experiencia

  La realidad de la experiencia es todo lo que es conocido, pero dicha realidad no puede ser conocida por el pensamiento. 

  La mente no puede saber si hay algo o no más allá de su propio límite. Tan solo puede conocer sus propios límites. Puede deshacerse de sus propios sistemas de creencias, o al menos ponerlos en perspectiva; eso si está en buena disposición para hacerlo, puesto que fue ella quien los creó. 

  Es por esto que estoy proponiendo en los Círculos de Escucha explorar nuestra experiencia y no limitar la realidad tan solo a la mente, al pensamiento.  

Amor 

Carles


miércoles, 19 de abril de 2017

Hemos olvidado

Hemos olvidado que somos aquel que es consciente de los pensamientos, las sensaciones y las percepciones, y creemos y, mas importante aún, sentimos que en realidad somos estos pensamientos, sensaciones y percepciones.

Lo que somos carece de objeto, es transparente, abierto y vacío. Es Presencia presenciando el movimiento de la vida.

No tiene cualidades objetivas que pertenezcan a la mente o el cuerpo, y es precisamente a causa de esto por lo que somos capaces de experimentar un completo abanico de pensamientos, sensaciones y percepciones sin convertirnos por ello en ningún pensamiento, sentimiento o percepción.

Todos los pensamientos, sensaciones y percepciones son iluminados con la Luz de nuestra naturaleza esencial, por lo cual son conocidos con independencia de sus características particulares, de la misma manera que todas las imágenes brillan con la luz de la pantalla. 

Cuando empieza la película, la pantalla no resulta nunca verdaderamente oculta por la aparición de las imágenes, aunque parece que lo esté. Pero mientras la película esta ocurriendo, la pantalla no desaparece, es la que permite la película. La pantalla es la Presencia, la película, la Biodinámica.

 

Amor

Carles 


lunes, 10 de abril de 2017

El no encarnar el trabajo

Las teorías no pueden hacer que cese el sufrimiento. 

Si pensamos que no se puede hacer nada, nos estamos engañando. Estamos aplicando un barniz de " Presencia Biodinámica " sobre sentimientos incómodos que no tenemos el valor ni la inteligencia de afrontar. En este caso la P.B se convierte en nuestra nueva religión, la cual estamos usando para evitar afrontar con honestidad y valor nuestra experiencia. En este caso, la mente se ha apropiado de la enseñanza de P.B y la utiliza en defensa propia. 

Esta posición no es más que una creencia que nos  impide tocar las indigestiones más profundas que viven como sensaciones en nuestro cuerpo. 


Amor 

Carles 

sábado, 8 de abril de 2017

Presencia consciencia al movimiento de la vida

Los miedos, ansiedades y tensiones que caracterizan el creernos separados se disuelven lentamente en esta presencia, no por medio del esfuerzo, la disciplina o la manipulación del cuerpo o la mente, sino de manera espontánea y sin esfuerzo. 

Nadie hace nada a nadie ni a nada. 

Es como poner un terrón de azúcar en un vaso de agua caliente. El agua no hace nada, el terrón de azúcar no hace nada. Sin embargo, lentamente el azúcar se vuelve como el agua. Pierde su nombre y su forma. Las cualidades del agua (transparencia, apertura y vacío) se ocupan del terrón de azúcar; el agua lo disuelve en ella. 

Es así como la mente, el cuerpo y el mundo sencillamente son rendidos y, a su vez, son permeados y empapados por la transparencia, la apertura, el vacío y la intimidad de propio Ser. 

Permite que la presencia se haga cargo de todo. Todo lo que está presente está sólo presente porque ha sido totalmente aceptado por la conciencia. Si no fuera aceptado por la conciencia, no estaría apareciendo. 

 Y, ¿qué es lo que ocurre cuando podemos permitirnos completamente lo que ocurre, sea lo que sea, sin resistirnos a lo que está ocurriendo? El nombre que le damos a la experiencia cuando no hay ni el más mínimo impulso de evitarlo es paz, felicidad, amor. 


Amor 

Carles 



miércoles, 5 de abril de 2017

Darse cuenta.

Es fundamental darse cuenta de donde estás poniendo tu atención. A este proceso que llamamos quedarse dormido, ocurre por medio de la atención que se aferra a algo. 

Si quieres saber como ocurre ese quedarse dormido, date cuenta a que fenómenos te aferras habitualmente, ya sean pensamientos, sensaciones, sentimientos, imágenes u otros objetos. Todo lo que ocupa tu atención es lo que te impide estar despierto, alerta y quieto. Aferrares a algo significa ignorar el AHORA que no tiene nada que ver con lo que está ocurriendo en el ahora. 

Intenta poner la atención en quien se está dandose cuenta, en el espacio abierto y vacío de la presencia consciente al movimiento de la vida. Quien eres. 

Amor

Carles 




sábado, 1 de abril de 2017

La vida sucede.

Podemos empezar por la experiencia del hecho que existimos, eso es innegable, yo existo. No se necesita nada más, todo lo demás funciona por sí solo. Pero es importante enfocarnos más en el hecho de que existimos en lugar del contenido de lo que suceda. Deja que el contenido (es decir, pensamiento, sensaciones y percepciones, mente, cuerpo y el mundo) se desarrollen por si solos porque, de todas formas, eso es lo que está sucediendo, no hay nadie moviendo los hilos. La vida sucede. 


Amor

Carles  


martes, 21 de marzo de 2017

El último deseo.

Aquello que verdaderamente anhelamos no es nunca un objeto o una persona. Si un objeto o una persona fueran realmente la fuente del amor o la felicidad, una vez alcanzados continuarían  proporcionándonos la felicidad y el amor que buscábamos, ¡de hecho terminaría la búsqueda! Pero todos sabemos bien que los objetos y personas que una vez parecieron proporcionarnos felicidad y amor, pueden convertirse con mucha facilidad en la fuente de la infelicidad. 

 Lo que deseamos realmente es vernos liberados del estado de tensión y agitación en el que el cuerpo-mente está involucrado tanto tiempo y que, aparentemente, ha velado el amor y felicidad que está siempre presente dentro de nosotros. Así pues, anhelamos el fin del anhelo, deseamos el fin del deseo. En realidad, tan solo deseamos la paz, la felicidad y el amor, que son nuestra verdadera naturaleza. 


Todos los deseos son el deseo de regresar a quiénes somos, que es aquello de lo que parece que nos hayamos extraviado.


Amor

Carles 


viernes, 17 de marzo de 2017

Escucha plena

Tú eres la experiència en sí. Antes de que se produzca la división sujeto que Escucha y objeto escuchado, antes que surja el concepto de " yo escucho tal cosa", existe el hecho de escuchar, en el instante presente. 

Entonces surge el pensamiento de "yo escucho". Pero eso no es más que un pensamiento. Por lo tanto, el hacho de escuchar se ha divido entes sujeto que Escucha y objeto escuchado, pero en realidad lo único que sucede en este instante presente es el hecho de escuchar. Es lo mismo que decir consciencia o presencia. La experiencia de por sí ya está teniendo lugar; o el hecho de existir ya está teniendo lugar, sin división alguna entre sujeto experimentador y experiencia. No hay separación. 

Amor

Carles  


miércoles, 15 de marzo de 2017

El mundo está en ti.

 Llegar a darnos cuenta en la experiencia que el yo separado que imaginábamos que éramos no existe ni ha existido nunca en absoluto.
  Cuando ese yo separado se derrumba, lo que en realidad somos empieza a brillar, esto que somos no es ningún tipo de entidad u objeto, como un cuerpo-mente; tampoco se encuentra a sí mismo nacido en el mundo, envejecido y destinado a morir.
  Abandonamos la experiencia desde el punto de vista de alguien que conoce, siente, ama o percibe -dede el punto de vista de un centro o ubicación en el que o desde el que se siente y se cree que toda experiencia tiene lugar-. En vez de esto nos encontramos ilimitados a ilocalizados, presentes en todas partes y en todo, íntimamente uno con todo lo aparentemente manifestado pero no hechos de nada de ello. Ya no podemos seguir confinándonos en un pequeño rincón de la experiencia sino que nos hallamos expandidos por toda la superficie de mundo conocido, tocando por igual todas las cosas aparentes. 
  Este sentimiento de expansión no es nuevo o extraño. Al contrario, es familiar; siempre lo hemos conocido. Es un reconocer que siempre estuvimos en casa.
Al menos durante nuestros dos años y medio o tres vivíamos de este modo.

Amor
Carles 
  

domingo, 12 de marzo de 2017

Conócete a ti mismo.

 Imagínate que tú eres la pantalla en la que la película es proyectada.  Lo que nos preguntando es: ¿qué es lo tengo que hacer yo, la   pantalla, para salir fuera de la   película? Eso es lo que nos estamos preguntando, es absurdo, es ilógico; el problema no consiste en que estemos en la mente sino en que creemos que estamo en la mente.              

  En vez de luchar con tu experiencia,  exploremos nuestra experiencia y, entonces, miremos si hay algo con lo que luchar.  

   Sea lo que sea que aparece en la película, no es la pantalla, y sin embargo la única  substancia presente en esa experiencia es la pantalla.  

  En   otras   palabras: la mente, el cuerpo y el mundo nos visitan continuamente y después nos abandonan. Son como nuestros invitados; algunos son más agradables   que otros, pero todos son invitados, todos nos visitan y después se marchan. Pero lo que siempre somos es aquello que es consciente de ellos,  y su aparición y desaparición  jamás nos toca, estamos abiertos a toda forma de cada aparición, somos íntimo con la forma de cada aparición, pero ninguna aparición nos puede   manchar,   colorear o dañar. Somos totalmente abierto, vacíos y vulnerable y al mismo tiempo no se nos puede  dañar.   

  Esto no requiere esfuerzo alguno, simplemente darse cuenta.  


Amor

Carles 


viernes, 10 de marzo de 2017

El cuerpo y el mundo está en ti.

El cuerpo y el mundo  nunca   son experimentados tal como los conceptualizamos. Conceptualizamos el cuerpo   y el mundo como objetos  densos, sólidos y bien definidos pero no experimentamos el cuerpo de esa manera. El cuerpo no es nunca una  experiencia única y bien definida, sino que es un fluir  de sensaciones constantemente cambiantes,   y esas sensaciones aparecen   en la consciencia que es la Presencia Biodinámica. 

Cierra tus ojos un momento,   imagínate que eres un bebé   recién nacido. El motivo por el que sugiero esto es que no   tienes pasado alguno al que   referirte; en otras palabras, no   tienes memoria del cuerpo ni del mundo. Todo lo que   tienes es tu experiencia   presente, y la experiencia   presente del cuerpo no sabe   si es un cuerpo; es solamente   una sensación. 

¿Sientes dónde empieza la sensación del cuerpo y dónde termina? Bien, no dejes que la memoria intervenga, siente...

Puede que percibas que eres esa expansión vacía y transparente en la que los pensamientos, el cuerpo y el mundo aparecen.


Amor

Carles 


miércoles, 8 de marzo de 2017

¿Donde pongo la atención?

  Es al dejar de depositar nuestra atención en los objetos del cuerpo la mente y el mundo, el ser se desprende progresivamente de estas adherencias. Aquello a que damos nuestra atención crece. Aquello que damos nuestra atención se convierte en nuestra realidad. Al prestar atención a nuestra presencia consciente, la atención se libera de de su dirección, foco o tensión rebelándose a sí misma como presencia.

Aquel a quien estamos buscando se revela como aquel que está mirando. 

  Quien somos en esencia, es el ser siempre presente consciente que experimenta nuestros pensamientos, sentimientos, recuerdos, imágenes, sensaciones y percepciones pero que no está hecho, él mismo, de pensamiento, sentimientos, recuerdos...Por esta razón podríamos decir que está vacío. Aunque, de hecho, solo está vacío en relación a los objetos de atención; en realidad, está lleno de conciencia. 

  Nuestro ser podría compararse con un espacio vacío abierto, como el espacio de la habitación en la que tu cuerpo está sentado en este memento. Este espacio no ofrece ninguna resistencia a los objetos o actividades que aparecen el él. De hacho, el espacio no contiene ningún mecanismo con el que pudiese resistirse a nada que apareciese, ni negarlo. ¿De qué podría estar hacha una resistencia así? Tendría que ser de algo, de algún objeto, no podría estar hacha de espacio vacío.

  El espacio de la habitación parece estar definido y limitado por las paredes que lo rodean, pero antes que las paredes fueran construida y después que desaparezcan ese espacia seguirá siendo exactamente tal como es ahora. Su forma y cualidades aparentes se le superponen por medio de las paredes, los mueble y la actividad que tiene lugar en su interior, pero el espacio en ningún momento adopta estas cualidades; tan solo parece adoptarlas.

  Quien somos es como el espacio abierto y vacío, un espacio conocedor o consciente, como el espacio de la habitación inherentemente libre de resistencias. De hacho, quien somos desconoce el significado de la palabra ¨ resistencia ¨, puesto que es un sí totalmente abierto a todo lo que aparezca.  

  Como el espacio vacío de la habitación, nuestro ser es libre de cualquiera de los objetos o actividades que aparecen dentro de él - pensamientos, sensaciones y percepciones- y, a la vez, permite todo ello sin mostrar preferencia.

  Los pensamientos, sensaciones y percepciones que pueden estar agitados o en calma, pero nosotros, la presencia consciente que lo experimenta o conoce, no compartimos sus cualidades. Nosotros somos el espacio vacío y consciente que no puede ser agitado por nada que ataña a la mente, cuerpo o al mundo, de la misma manera que el espacio de la habitación no puede verse agitado por nada que pueda o no contener en su interior. 

  La paz inherente a quien somos, no depende de la naturaleza o características de lo que aparezca en nosotros. Somos testigos de cualquier agitación, pero ella no puede agitarnos. Esta ausencia de resistencia o agitación es conocida como la experiencia de la paz , una paz que no es de este mundo.

  

Amor

Carles 


sábado, 4 de marzo de 2017

Es una experiencia

No podemos llegar a la quietud. La quietud está constantemente aquí, pero la buscas ante ti, en una percepción, en lo que vas a hacer, en lugar de vivir con la sensación, percepción de tristeza o la emoción que está aquí ahora. 
Simplemente sentir lo que está en al instante...La finalizar no es desacerse de la emoción y liberar el cuerpo- lo cual sería muy poco útil -, sino familiarizarme con el hecho de escuchar. 
En esta momento puedes escuchas los pájaros...Bien, escucha tus emociones de la misma manera. No tienes ningún vínculo con los pájaros, ello te permite escucharlos libremente, sin comentario. Cuando escuchas así llegas a la quietud. No son los pájaros los que te tramquilizan, sino el hecho de escuchar. Familiarízate con la escucha de tu terreno corporal, sin intención, como si escucharas a los pájaros. Eso es lo que experimentamos aquí. Te darás cuenta que todo lo que aparece pensamientos, sensaciones y percepciones no te aparecer a ti, aparecen en ti, en ese espacio vacío y disponible que permite que el mundo emerja, pensamientos, sensaciones y percepciones, todo es emoción. Y si no la etiquetas desaparece la separación. 

Amor
Carles 

miércoles, 1 de marzo de 2017

Belleza y Amor.

La belleza es solo uno de los nombres que le damos a la experiencia cuando la liberamos de la interpretación del pensamiento. La percepción está hacha de belleza, de igual forma que todo sentir está hecho de amor. En realidad la belleza y el amor son idénticos, son la naturaleza esencial de toda experiencia. 

La única diferencia entre ambas es que la belleza tiende a ser la palabra empleada cuando la percepción se libera de creencias superpuestas y amor tiende a ser la palabra que usamos cuando el sentir se ve libre de las creencias superpuestas. 


Amor 

Carles  


lunes, 27 de febrero de 2017

Sentirse víctima

Sentirse víctima es un concepto, es una pretensión. Muchas personas se recrean en este papel. Son víctimas de la sociedad, de sus padres, de la educación, de su cuerpo, de cualquier cosa...Solo es una reivindicación como otra. Estar orgulloso viene a ser lo mismo. Algunos están orgullosos de su pasado, otros son víctimas de él: cada creyó con su fantasía.

No tenemos pasado, salvo el que inventamos en el

instante para presentar nuestra tarjeta de visita. El pasado no existe. Solo lo inventamos sólo cuando estamos en el miedo de sentir miedo. 

¿sientes?

¿Date cuenta de quien siente...?

Amor

Carles 


viernes, 17 de febrero de 2017

Expansión

El único conocimiento que tenemos de la mente, el cuerpo y el mundo es la experiencia de pensar, sentir y percibir. ¿Está el pensar más cerca de nosotros que el sentir y el sentir más cerca que el percibir- es decir, cerca de ver, oír, tocar, saborear y oler, que es la plena Escucha? ¿O está todo ello igual de cerca de quien somos? De hacho no es cerca, somos uno con ello. 

No estamos en el mundo, el mundo está en nosotros. 


Amor

Carles 


miércoles, 1 de febrero de 2017

El buscador crea el tiempo.

La tendencia es a pesar en la paz como en la ausencia de agitación o resistencia y el la felicidad como en la ausencia de sentimientos de carencia.
  Esta ausencia de sentimientos de agitación, resistencia y carencia es nuestra condición natural. Es inherente a nuestra verdadera naturaleza, que es la presencia consciente. El surgir del sentimiento de resistencia y carencia eclipsa la paz y la felicidad que esta naturalmente que están naturalmente presentes en nuestro interior y es responsable de la consiguiente contracción de nuestro personaje como entidad separada. 
  Esta entidad imaginaria se define por su rechazo al ahora y a lo que acontece en el presente, así como por su búsqueda de la paz y la felicidad en el futuro. De hacho, el personaje separado no es una entidad; es una actividad del evitara y buscar.
  Esta sensación o sentimiento de resistencia y carencia es el componente esencial del personaje separado que nos creemos ser. 
  La resistencia nos empuja hacia el pasado; en cambio, el sentimiento de carencia no hace buscar algo distinto a la situación actual, y eso no empuja al futuro.
  Es de esta manera, que la resistencia y la búsqueda son dos formas esenciales del personaje separado y son responsable de evitar el ahora. Con el fin de evitar el ahora, tenemos que imaginar  algo distinto del ahora, y este algo es el tiempo. Es justo así como el personaje separado que no existe, crea al tiempo que tampoco existe.


Amor
Carles  

viernes, 27 de enero de 2017

La libertad de ser tú mismo


Me llama mucho la atención lo poco valorado que está el hecho de "Ser" quien eres. Parece que es mucho más importante, lo "que haces", lo "que vas a conseguir", lo "que serás",...
Le damos el valor a lo impermanente, a lo que va a cambiar seguro, a lo que está de moda, pasando por alto lo más importante de todo, quien "eres" ahora. 
Como si solo estuviese bien "ser", cuando eres famoso, o tienes más seguidores, o te encuentras en un estado determinado, sin tener en cuenta que siempre "eres". 
Si haces cualquier rito espiritual, antes de empezar "eres", cuando lo estás haciendo "eres" y cuando has terminado "eres". Parece que seguimos o queremos ese adjetivo calificativo que va detrás del "eres", como si fuese lo más importante y dándole la mínima importancia a lo más extraordinario que tienes en este mismo instante que es "ser".
La moda últimamente del aquí y ahora, de vivir el presente, la utilizamos solo porque está de moda, pero casi nadie quiere ese aquí y ahora, ese presente, lo hacen para obtener algo porque creen que ese "ser" es incompleto, inútil, y muy poca cosa. Entonces no llamamos a las cosas por su nombre.
Puede que pienses, "es que mi práctica es la que me va a llevar a la comprensión de la que hablas, a permitirme ser", pero creo que es otra trampa más para alejarte de lo que "eres" ahora mismo.
Por favor no me mal interpretes, no trato de decir que lo estás haciendo mal, esto sería muy osado por mi parte. Solo intento decir que lo que "haces" no te completa, no te hace ni mejor ni peor. Solo intento decir que ese "eres", siempre te acompaña, siempre vas con el, y es mucho más importante de lo que pensamos, porque va más allá del pensamiento.
Si en este mismo instante abandonaras cualquier tipo de acción espiritual, si dejaras de hacerla, igual serias, y si piensas que esto no es así, quizás tú enganche te impide ver el "ser" tan extraordinario que te acompaña toda tu vida.
Reconozco por la gente que viene a los cursos y a la consulta, que están muy agobiados y pasándolo mal, que muchos quieren que su mente se calle de una vez, o poder dejarla en blanco, pero sinceramente es un poco absurdo esto, estamos tan focalizados en querer cambiar lo que aparece en nuestra cabeza, que hasta que no cambie no me sentiré bien. Pero es tan ilógico como si yo focalizara toda mi atención en el corazón y me empeñase en que dejase de latir un momento porque el pulso es molesto, o que pretendiese que latiese a un ritmo concreto porque he creido que es mejor.
Si abres el foco y descubres todo lo demás, seguramente en ti encontrarás lo que necesitas en cada instante.
El trabajo de presencia biodinámica puede ser un "estar enamorado de la vida tal y como es", y entonces pasas un día muy jodido y no es tan importante por qué sigues "siendo", evidentemente sin imponerlo.
Y por eso mi propuesta atrevida es a seguir en esta línea de estar en contacto pleno con "lo que es", con "lo que soy" sin querer cambiar nada desde mi mente, confiando plenamente en la vida. 
Y desde ahí aparece mi ofrecimiento tanto para que puedas recibir sesiones, como para poder venir a un curso de presencia biodinámica. Desde aquí no hay error porque puedo recibirte tal y como eres, sin juicio, sin querer cambiarte, ni mejorarte, solo recibiéndote plenamente, y desde ahí la Inteligencia con I mayúscula hace un trabajo extraordinario, que al permitirlo, hace que tú y yo entremos en contacto sin apegarnos a ninguna expectativa, simplemente "SIENDO QUIENES SOMOS".
Se que parece muy pretencioso, y estoy convencido que la presencia biodinámica es el mejor trabajo del mundo para mí, es como que está en total contacto con LA VIDA tal y como se presenta, y no hay modelo a seguir ya que para cada uno su VIDA se presenta de una manera.

Te quiero
Jose Cánovas

Gracias Jose

miércoles, 25 de enero de 2017

¿Puedes permitirte tener la experiencia?

Presencia Biodinámica podríamos decir que es, un volver a la base. 

Todo està siento registrador ahora mismo, tal y como es, lo único que quiere cambiarlo, alterarlo, modificarlo o corregirlo es el contenido que tienes en la mente. Pero también queda registrado ese contenido de la mente, tal y como es. ¿Qué sucede entonces? Que se puede quedar ahí. No intentes modificar ni corregir los pensamientos que surjan. Lo que siempre nos decimos es: " Esto no me gusta" , o " no tengo que pensar estas cosas" o " no tengo que hacer tal o cual". Pero eso no evita que esos pensamientos sean como son y ¿que tiene de malo el instante presente a menos que nos pongamos a pensar en él? ¿Que tiene de malo el presente si pensamos en él pero sin identificarnos con los pensamientos, sino contemplarlos tal y como son? ¡ Eso no es más que lo que existe!

Al no oponernos pierde la capacidad de " clavarnos el aguijón" y caemos en ese espacio abierto de paz que somos. 

 Pero no pretendas que la mente lo entienda, no lo hará. Pero si tienes la valentía de no moverte nodo empieza a danzar. 

No me creas. 

¿Date el permiso de tener experiencia ? Y me cuentas. 

Amor 

Carles 




domingo, 22 de enero de 2017

¿Desde donde nos relacionamos?.

Si nos preguntamos qué es lo más importante en una relación, mucha gente dirá que la sinceridad. Comunicar lo que de verdad piensas y cómo te sientes realmente, ser auténtico, vulnerable y profundamente humano en tus interacciones se considera la manera más saludable de vivir. 

Me gustaría objetar a esto que, cuando buscamos algo, no podemos ser verdaderamente sinceros, por mucho que lo intentemos. ¿Quieres contarle la verdad, admitir lo que realmente es verdad para ti, a tu pareja, a tu amigo, a tu madre, a tu padre? Estupendo. Pero mientras busques algo de ellos –ya sea amor, aprobación, aceptación o seguridad–o simplemente quieras que piensen bien de ti, siempre intervendrá el miedo, el miedo a perder. En pocas palabras, mientras estés buscando, siempre vas a jugarte una pequeña treta a ti mismo y a jugársela al otro, aunque no te des cuenta.


Amor

Carles


martes, 17 de enero de 2017

Lo que estamos Buscando.

Todo aquello que hemos  estado anhelando reside en el centro de toda experiencia, esperando a ser reconocido. Todo lo que se requiere es, dejar de huir de lo que es, dejar de intentar ir a un pasado o futuro imaginarios. 

Por lo tanto, si la situación actual es la experiencia del sufrimiento y no hay absolutamente ninguna resistencia a él, el sufrimiento no puede permanecer, puesto que es resistencia. Entonces el sufrimiento se transforma en felicitadad. De hecho, el sufrimiento se revela como felicidad tan pronto como cesa toda resistencia al él. Así pues, la felicidad es también la naturaleza del sufrimiento. Permanece en silencio en el centro de toda experiencia, incluido el sufrimiento, esperándo a ser reconocida, esperando a que dejemos de resistirnos, esperando a que tengamos el valor y el amor que nos haga detenernos y afrontar el sufrimiento, la experiencia  sin el más mínimo deseo de resistirnos o  alejarnos de lo que es.


Amor

Carles